Alquiler de coches en Buitrago del Lozoya

A sólo 75 kilómetros de la ciudad de Madrid se encuentra el poblado de Buitrago del Lozoya, que es uno de los municipios pertenecientes a la bella zona de la Sierra Norte madrileña.

Es un destino para compenetrarse con la historia en vista que desde hace siglos diversas culturas como la árabe, judía y cristiana convivieron en la región y cada una de ellas ha dejado su legado que se encuentra representada por sus vestigios históricos.

Rodeado además por un magnifico patrimonio natural destacando sus bosques de pinares, robledales y encinas, y abrazado por los embalses de Riosequillo y Puentes Viejas.

Lo recomendable es el alquiler de coches en Buitrago del Lozoya una vez que se llegue a la ciudad o, en todo caso, en el Aeropuerto de Madrid donde se hallan las principales oficinas de renta de vehículos.

Uno de sus atractivos son sus murallas edificado en distintas fases pero es de origen musulmán o de los primeros tiempos de la “Reconquista”. Consta de tres entradas, una de ellas en recodo bajo una gran torre, y cobijado por un arco ojival y otro doblado en herradura. El lienzo meridional, el más expugnable, cuenta con un total de 14 torres, 3 de ellas prácticamente arrasadas. Y también conserva la coracha y una parte de barbacana.

Igualmente destacado es el Castillo o Alcázar construido en estilo gótico-mudéjar en el siglo XV, en el marco del recinto amurallado de la localidad, a orillas del río Lozoya. Posee una marcada influencia árabe.

Y entre sus tradiciones podemos destacar las fiestas de verano (agosto y septiembre), la Feria Medieval o el Belen Viviente declarado Fiesta de Interés Turístico desde 1989.

Luego de acceder al alquiler de coches en Buitrago de Lozoya el visitante puede embarcarse a seguir las rutas que le permitirán disfrutar de los alrededores de la ciudad como el Cerro de Cinco Villas y el Puente del Arrabal, conocido popularmente como el Puente Viejo, construido entre los siglos XIV y XV.

Y para el mes de diciembre en la ciudad se escenifica el tradicional Belén Viviente con la participación de cientos de voluntarios que representan una diversidad de escenas que se desarrollan utilizando el marco del casco viejo de la ciudad. Todo es diseñado con gran detalla y cada escena se adapta tanto en vestuario, como en todos los elementos de utilería y ambientación histórica bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *