Alquiler de coches en Adra

Adra es una ciudad de la provincia de Almería y la comunidad autónoma de Andalucía, la más occidental de la costa de Almería y es conocido como el puerto y la puerta de la Alpujarra. Rica en historia, es el municipio más antiguo de todas las provincias de Almería. Adra fue fundado por los fenicios  en el siglo 8 AC y posteriormente habitado por los cartagineses, romanos y árabes. Y fue una ciudad fortificada protegida por un pequeño castillo que, lamentablemente, ya no queda más, solo fragmentos de las murallas de la ciudad todavía se pueden encontrar. Y nada mejor para el visitante que el alquiler de coches en Adra las que puede realizarse en el Aeropuerto de Almería donde se hallan las oficinas de las principales agencias de renta de coches. Esta terminal aérea está a 55 km de Adra. Un paseo por la calle Natalio Rivas es muy agradable. El camino cruza la ciudad y fue el hogar de muchas de las grandes casas que alguna vez fueron el esplendor de Adra. Hoy en día la planta baja de estos edificios se han convertido en tiendas que forman una de las zonas comerciales de la ciudad. Otros lugares interesantes son el puerto y las playas de Adra. El puerto pesquero, construido en 1911 es el hogar de las subastas de pescado todos los días celebrada en la madrugada. La ciudad tiene muchos excelentes restaurantes de pescado y es famoso en toda la zona por el tamaño y la calidad de la tapa sirve en los bares locales. Adra cuenta con 5 kilómetros de playas vírgenes y las tres principales playas cerca de la ciudad han concedido la bandera azul en reconocimiento a la calidad del agua allí. Y con el alquiler de coches en Adra, el visitante puede llegar a la desembocadura del río Adra dnde se halla el Parque Natural de las Albuferas de Adra, un humedal protegido, donde una gran diversidad de aves, peces y reptiles de co-existir. La zona ha sido declarada una zona de conservación y Lugar de Interés Comunitario. Y entre sus monumentos destacables se halla la Igesia parroquial de la Inmaculada Concepción (S. XVI- XIX), la Ermita de San Sebastián (S. XVII, XVIII), la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de las Angustias (S. XVIII), los Arcos de las Animas (S. XVIII – XIX), el Molino del Lugar (S. XVIII), la Fundición de San Andrés (S. XIX), La Torre de los Perdigones, la Fabriquilla del Vinagre, los Restos de Murallas de la Fortaleza de Adra (S. XVI) y las Casas Señoriales de las familias Rodriguez-Chacón y Gnecco (S. XVIII)